La Afectación de una Vivienda a Actividad Profesional y sus Medios de Prueba.

La práctica de las liquidaciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, IRPF) ha de tener en cuenta, entre otros muchísimos aspectos, las manifestaciones realizadas por el contribuyente respecto de la existencia de viviendas afectas a actividad profesional.foro solidario caja burgos

La interesante sentencia que será analizada en el presente post versa sobre la dictada por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, de fecha 30 de octubre de 2013, conociendo el recurso contencioso administrativo interpuesto por un contribuyente contra la previa resolución del Tribunal Económico- administrativo Foral (en adelante, TEAF), que conoció la impugnación realizada con la declaración de IRPF realizada en el ejercicio anterior.

La base argumental de la impugnación realizada de dicha liquidación del IRPF, que el TEAF desestimó, versaba sobre el porcentaje de afectación de una vivienda a la actividad profesional del contribuyente, quien declaró que la vivienda estaba afecta en toda su extensión a su actividad profesional, y no sólo sectorialmente. Sin embargo, la liquidación del IRPF fue llevada a cabo en base a unas declaraciones anteriores por el propio contribuyente, quien estableció la afectación de la vivienda en un 61,57 %.

Ciertamente, el litigio iniciado por el contribuyente tiene la particularidad de tratarse de una confrontación de manifestaciones contradictorias realizadas por él mismo, basándose la solicitud en que el juzgador estime como cierta una de ellas que, como no podía ser de otra forma, resulta más beneficiosa a sus intereses. La prueba practicada en el procedimiento, por tanto, determinará las bases porcentuales que habrían de haberse tenido en cuenta en la práctica de la liquidación del IRPF y, por ende, determinará así mismo la validez de dicha liquidación.

Pues ben, a los efectos de probar la afectación del inmueble, la Sala estimó suficiente cuatro declaraciones testificales concedidas por amigos y clientes, quienes manifestaron no ser viable la habitabilidad en dicha vivienda tal y como estaban distribuidos sus servicios, y en base a las costumbres del actor observadas por dichos testigos a lo largo del tiempo. Junto con dichas testificales, fue aportado un -mero- reportaje fotográfico, de cuya observación se deducía la veracidad de las declaraciones vertidas por los testigos. Las conclusiones derivadas de la práctica de las pruebas apuntaron que las primeras declaraciones manifestadas por el contribuyente constituían un mero indicio, descartado posteriormente por las pruebas practicadas.

En base a las mencionadas pruebas, la Sala estimó el recurso contencioso administrativo interpuesto por el actor, tomando como relevante así mismo el hecho de que el actor, si bien había manifestado en un primer momento que el porcentaje de afectación profesional de la vivienda era un 61,57 %, se había matizado que dicho porcentaje era sin perjuicio de las dependencias que serían destinadas al archivo y taller.

Esperando que este post haya resultado de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página web: Portilla Arnáiz Abogados.