La Posible Vulneración del Principio de Igualdad por la Escolarización de un Menor Autista en un Centro de Educación Espacial, contra el Criterio de los Progenitores.

La reciente Sentencia del Tribunal Constitucional, Sala Primera, de fecha 27 de enero de 2014 se ha pronunciado acerca de la posible vulneración del principio de igualdad, recogido en el artículo 14 de la Constitución española (en adelante, CE), así como el derecho a la educación previsto en el artículo 27 CE. Todo ello a propósito de la escolarización de un menor autista en un centro de educación especial, y no en un centro público ordinario, tal y como era deseo de los progenitores.

Ante la insistencia de los profesionales a cuyo cargo se encontraba el menor de la conveniencia de que éste permaneciera en el centro especial, los padres del mismo creyeron más saludable su educación en un centro público que garantizara la «normalidad» de su infancia. La negativa de que el menor asistiera a dichos centros ordinarios motivó la interposición de un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional alegando la violación de los derechos fundamentales anteriormente mencionados.

Sin embargo, el Tribunal Constitucional concluye no apreciar vulneración alguna, puesto que la motivación de las resoluciones de los Juzgados a quo se han basado en los Informes periciales de distintos Gabinetes psicopedagogos que insistían repetidamente en que no sólo la escolarización del menor no sería la opción más conveniente para su educación, sino que sería contraproducente en términos de desarrollo de personalidad, lo cual constituye un factor fundamental para el desarrollo del menor.

Ya en anteriores ocasiones tuvimos oportunidad de comentar el significativo peso que tiene el contenido de los Informes periciales valorados en litigios en los que el afectado es un menor, lo que supone no sólo la valoración de una opinión experta de la que carecen las partes, sino que supone una garantía de objetividad a la hora de determinar lo más favorable al menor, más allá de los intereses de dichas partes, en virtud del principio de favor filii. En conclusión a los factores expuestos, el Tribunal Constitucional, como ya adelantábamos, no apreció la vulneración de los derechos invocados por los padres, en la medida en que la opción de escolarización del menor en dicho centro ha sido acreditada como la más conveniente, beneficiosa, y sobretodo necesaria, para el menor.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página web: Portilla Arnáiz Abogados.