El Origen Personal de los Accidentes como Causa de Exclusión para los Accidentes Laborales in Itinere.

Nos proponemos a realizar para el post de hoy una nueva descripción del alcance de una figura jurídica ya analizada en este blog como es el accidente de trabajo “in itinere”.despido disciplinario

Como hemos tenido oportunidad de explicar en anteriores ocasiones, el accidente de trabajo in itinere supone principalmente una protección de los accidentes que el trabajador puede sufrir no sólo durante su jornada laboral y en las instalaciones y escenarios donde normalmente desempeña sus funciones, sino además durante los trayectos de viaje que ha de realizar desde su domicilio a su puesto de trabajo para incorporarse al mismo, o el desplazamiento de regreso a casa al finalizar la jornada laboral.

Siendo ésta la descripción de esta figura jurídica, resulta lógico esperar las incontables interpretaciones que pueden realizarse respecto a los accidentes y contingencias que sufren los trabajadores durante esos trayectos, los cuales pueden ser innumerables y de muy diversa índole.

En última instancia, será necesario determinar y valorar el vínculo que puede existir entre el accidente sufrido y el trabajo. Sin embargo, dicho vínculo no ha de entenderse como una correlación del accidente con el puesto que el trabajador desempeña, pues independientemente de cuál sea éste, un accidente de tráfico habría de ser considerado como accidente laboral in itinere.

Sin embargo, tal y como analizó la Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de fecha 6 de febrero de 2014, los accidentes que tengan como origen un motivo personal como era el caso, en el que un trabajador sufre unas lesiones producidas por un vecino mientras volvía del trabajo, no han de ser subsumidas dentro de la calificación de accidente laboral in itinere.

También se rechazó la posibilidad de que el accidente fuera entendido como accidente de trabajo por caso fortuito porque atendidas las circunstancias no se trata de hechos que no hubieran podido preverse o que previstos, fueran inevitables.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.