La relevancia de la Apariencia de Imparcialidad junto con la Imparcialidad Real Judicial.

Nos proponemos a analizar una interesantísima Sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia de fecha 6 de noviembre de 2012, donde se analiza la reprobación de una actuación judicial de un Juzgador durante la celebración de un juicio del orden penal, cuyos desafortunados comentarios empañaron la apariencia de imparcialidad que había de ofrecer.

La imparcialidad de los Jueces y Magistrados constituye un contenido del derecho a la tutela judicial efectiva recogida en el artículo 24 de la Constitución española, lo cual lo convierte en un derecho fundamental.

Lo que resulta realmente interesante además son las manifestaciones que contiene la citada Sentencia respecto a la apariencia de imparcialidad. Ciertamente, la Sala no duda de la real imparcialidad en las actuaciones que de dichos jueces, puesto que no se tienen serias dudas sobre el íter que han recorrido para elaborar su decisión contenida en la Sentencia que dictaron, de manera que ésta puede haber sido fruto de la estricta interpretación de la ley y subsunción del caso concreto a la misma.

Sin embargo, verter comentarios que comprometan dicha imparcialidad, y por tanto, desvirtuar la apariencia de la misma, es reprobable hasta el punto de tener que exigirse la nueva celebración de la vista, puesto que la apariencia de imparcialidad es apreciada por la doctrina jurisprudencial tan relevante como lo es la imparcialidad judicial real en sí misma; ya que al fin y al cabo, la apariencia de imparcialidad garantiza la emisión de un dictamen imparcial, y por ende, aporta seguridad jurídica.

La consecuencia prevista jurídicamente para los casos en que la imparcialidad de los juzgadores se hubiera visto comprometida pasa por la celebración de la vista nuevamente, como apuntábamos, bajo el conocimiento de otro juzgador distinto.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.