Requisitos Exigidos para la Solicitud de Información de Clientes por parte de la AEAT a las Entidades Bancarias.

Es comúnmente conocido el Derecho fundamental a la intimidad que reconoce el artículo 18 de la Constitución española (en adelante, CE). Así mismo, encontramos en la misma Carta Magna la obligación de todo ciudadano, ex artículo 31.1 CE, de contribuir al sostenimiento de los gastos públicos mediante el sistema tributario, lo que puede traducirse, como muy frecuentemente se traduce, en la concreta obligación de facilitar a la Agencia Estatal de Administración Tributaria (en adelante, AEAT) la información que ésta solicita, en aras a garantizar el cumplimiento de los deberes tributarios.cajero_automatico

Dado que la práctica evidencia el depósito del capital que poseen los ciudadanos en cuentas corrientes de Entidades bancarias, a través de las cuales no sólo garantizan su custodia, sino que realizan las operaciones que movilizan sus ahorros; resulta obvia la conveniencia de que la misma AEAT requiera directamente a dichas Entidades bancarias la facilitación de datos bancarios de clientes para la consecución de los fines anteriormente descritos, y que se corresponden al control de que todos y cada uno de los ciudadanos cumplen con el pago de sus obligaciones tributarias.

Pues bien, siendo una faculta de la AEAT solicitar información de los clientes, como decíamos, a las Entidades bancarias- y dado que suponen una intromisión en la intimidad del ciudadano– han de garantizarse y establecerse unos requisitos a los que han de responder dicha solicitud, al respecto de los cuales el Tribunal Supremo ha tenido oportunidad de pronunciarse en su Sentencia de la Sala de lo Contencioso administrativo de fecha 28 de noviembre de 2013, fijando los requisitos como reproduciremos a continuación:

  • La solicitud ha de estar suficientemente motivada, sin que pueda aceptarse la inspección fortuita y arbitraria de los datos bancarios de cualquier ciudadano.
  • Ha de ser proporcionada, solicitando datos relacionados con la causa por la cual se requieren, ayudando a despejar las dudas que se planteen respecto del posible incumplimiento de obligaciones tributarias.
  • Ha de ser acreditada la trascendencia tributaria de los datos requeridos, respondiendo la solicitud por tanto a una causa razonable y fundada.

Una vez establecidas los requisitos que habrán de caracterizar la solicitud de datos bancarios de la AEAT, y sólo entonces, puede entenderse fundada en Derecho la intromisión que supone el requerimiento de dichos datos en la intimidad del ciudadano, obligado a ver cómo sus datos son necesariamente comunicados a la AEAT, lo cual no es un perjuicio desdeñable habida cuenta de tratarse de un Derecho fundamental garantizado por nuestro ordenamiento jurídico. Estas garantías, por tanto, suponen un cauce por el cual la AEAT logra la consecución de sus objetivos, y una garantía que legitima la divulgación de los datos personales que ésta solicita.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página web: Portilla Arnáiz Abogados.