La Inembargabilidad de la Gran Invalidez como Complemento a la Pensión por Incapacidad.

¿Cuáles son los fundamentos jurídico-legales en los que debe fundamentarse el respeto del mínimo económico vital de un deudor? En una actualidad como la que vivimos, donde las acciones de las que pueden disponer los acreedores para el cobro de sus deudas están a la orden del día, es importante hacer resaltar los supuestos con los que nos podemos encontrar durante el ejercicio de dichas acciones, y los límites que pueden existir respecto la embargabilidad del patrimonio de un deudor.

Dichos límites son expresamente recogidos por la Ley de Enjuiciamiento Civil en sus artículos 606 y 607. Sin embargo, existen distintos supuestos que pueden plantear la duda sobre la inembargabilidad de las cantidades que el deudor percibe según determinados conceptos, que puede incluso promover la existencia de distintas posturas interpretativas jurisprudenciales.

Al respecto, resulta sumamente interesante la Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 27 de junio de 2014, la cual hubo de determinar la embargabilidad o inembargabilidad de las cantidades percibidas por un deudor en concepto de gran invalidez como complemento a la pensión por incapacidad. Al respecto, el juzgador a quo había considerado que dichas cantidades eran susceptibles de ser embargadas por el acreedor en cobro de la deuda que frente a él ostentaba.

Sin embargo, la postura doctrinal de la Audiencia Provincial de Madrid se manifestó contraria a tal criterio, señalando que la interpretación del apartado 4º del artículo 605 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (en adelante, LEC), en relación con el artículo 139.4 de la Ley General de la Seguridad Social (en adelante, LGSS) hacía concluir sin ningún lugar a duda que las cantidades percibidas por el deudor son en sí mismas inembargables.

Artículo 139 LGSS Prestaciones:1. La prestación económica correspondiente a incapacidad permanente parcial para la profesión habitual consistirá en una cantidad a tanto alzado 2. La prestación económica correspondiente a la incapacidad permanente total consistirá en una pensión vitalicia, que podrá excepcionalmente ser sustituida por una indemnización a tanto alzado cuando el beneficiario fuese menor de sesenta años.Los declarados afectos de incapacidad permanente total para la profesión habitual percibirán la pensión prevista en el párrafo anterior incrementada en el porcentaje que reglamentariamente se determine, cuando por su edad, falta de preparación general o especializada y circunstancias sociales y laborales del lugar de residencia, se presuma la dificultad de obtener empleo en actividad distinta de la habitual anterior.La cuantía de la pensión de incapacidad permanente total derivada de enfermedad común no podrá resultar inferior al 55 por ciento de la base mínima de cotización para mayores de dieciocho años, en términos anuales, vigente en cada momento. 3. La prestación económica correspondiente a la incapacidad permanente absoluta consistirá en una pensión vitalicia.4. Si el trabajador fuese calificado de gran inválido, tendrá derecho a una pensión vitalicia según lo establecido en los apartados anteriores, incrementándose su cuantía con un complemento, destinado a que el inválido pueda remunerar a la persona que le atienda. El importe de dicho complemento será equivalente al resultado de sumar el 45 por ciento de la base mínima de cotización vigente en el momento del hecho causante y el 30 por ciento de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente. En ningún caso el complemento señalado podrá tener un importe inferior al 45 por ciento de la pensión percibida, sin el complemento, por el trabajador”.

Artículo 605 LEC:Bienes absolutamente inembargables: No serán en absoluto embargables: 1. Los bienes que hayan sido declarados inalienables. 2. Los derechos accesorios, que no sean alienables con independencia del principal. 3. Los bienes que carezcan, por sí solos, de contenido patrimonial. 4. Los bienes expresamente declarados inembargables por alguna disposición legal”.

En otro orden de cosas, la declaración de inembargabilidad de las cantidades que el deudor percibió en concepto de gran invalidez haya su causa en el carácter imprescindible que dicho montante supone para el deudor; ya que éste presentaba una invalidez del 89%, y la gran invalidez guarda su fundamento en la garantía de cubrir las necesidades de movilidad y subsistencia más básicas.cajero_automatico

Por último, no hay que olvidar en ningún caso que la efectividad de los derechos patrimoniales no puede nunca prevalecer frente a la garantía del mínimo vital necesario de cada persona física, en virtud del principio constitucional de respeto a la dignidad de la persona que establece el artículo 10 de la Constitución española.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.