La Pensión de Alimentos para Menores en Acogimiento Familiar.

Existe una multiplicidad de casos en los que unos menores pueden permanecer su infancia bajo la tutela de aquellos que no son sus progenitores ni por parentesco ni por adopción.

Artículo 110 CC: “El padre y la madre, aunque no ostenten la patria potestad, están obligados a velar por los hijos menores y a prestarles alimentos”.

Como podemos ver en el referenciado artículo del Código Civil (en adelante, CC), la tutela de los menores por personas distintas a los progenitores no eximen a éstos de afrontar los gastos que devenga su manutención y educación.

El ejemplo más frecuente que podemos encontrar respecto a la aplicación de este artículo lo encontramos en los casos de divorcio y separación entre parejas, donde el progenitor no custodio debe abonar mensualmente una pensión de alimentos a los hijos menores.

cajero_automatico

Sin embargo, en casos de tutela el planteamiento podría ser distinto. La Sentencia de la Audiencia Provincial de Asturias de 2 de junio de 2014, conoció la pretensión de una pareja que tiene en acogimiento familiar a una sobrina, que se concreta en el establecimiento de una pensión de alimentos a los progenitores no custodios.

Resulta sumamente relevante e interesante la respuesta dada por la meritada Audiencia Provincial asturiana, denegando el otorgamiento de dicha pensión de alimentos en base a los términos establecidos en el Auto judicial que acordó el establecimiento del acogimiento familiar.

En la medida en que dichas resoluciones judiciales pueden acordar la obligación de quien acoge de afrontar los gastos que serán devengados en el cuidado y manutención de los menores, éstos tienen la facultad de impugnar dichos términos en base a unas razones justificadas, atendiendo quizá a la falta de holgura económica para afrontar dichos gastos sin gran esfuerzo, lo cual nunca podría equipararse con una situación de verdadera precariedad que hiciera desaconsejable el otorgamiento del acogimiento familiar.

En la medida en que los actores no impugnaron el contenido del Auto, y dado además que no alegaron dicha necesidad de verse auxiliados económicamente por los progenitores no custodios de los menores, la pretensión fue desestimada, pese a la literalidad del artículo 110 CC que hemos compartido con vosotros.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.