Omitir el trámite de audiencia en la imposición de sanciones no supondrá automáticamente la existencia de indefensión del sancionado.

La reciente Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de País Vasco de fecha 4 de abril de 2014 ha dado una interesante perspectiva, cuanto menos, respecto a la indefensión que puede ser causada al imponerse una sanción pecuniaria y administrativa a un ciudadano sin realizar el trámite de audiencia al mismo, dándole la oportunidad de expresar y manifestar las alegaciones que a dichos efectos considere oportunas.

despido disciplinario

La omisión del trámite de audiencia siempre ha sido entendida como causa de nulidad del acto administrativo al evidenciarse la relación entre dicha omisión y la indefensión causada al sancionado.

Sin embargo, la meritada Sentencia ha dictaminado que dicha indefensión no ha de entenderse perpetrada automáticamente, por el mismo hecho de no haberse dado audiencia al sancionado. En cambio, ha de probarse mediante los medios reconocidos en Derecho, la indefensión efectivamente causada, por lo que no presumirá, como decíamos, su existencia de forma automática.

En el caso concreto que inspiró la tramitación del procedimiento que dio lugar a la citada sentencia, la falta de audiencia no originó en momento alguno indefensión al conductor que se vio sancionado con la pérdida de puntos del carné de conducir, ya que los argumentos finalmente expresados no hacían sino contradecir la realizadas que el Registro de Tráfico constata, lo cual no pudo entenderse suficiente ya que no aportó pruebas que consiguieran desvirtuar los hechos acusados.

Como conclusión, el motivo que nos inspira a compartir esta sentencia con vosotros es deducir como novedosa la posibilidad de que la ausencia de trámite de audiencia no sea considerado sinónimo de indefensión, y lo que es más importante, causa de nulidad de los actos administrativos. Al contrario, esta situación habrá de ser medida en función del tipo de procedimiento sancionador que las administraciones públicas estén tramitando, y también habrá de probarse la existencia efectiva de dicha indefensión.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.