El colegio debe indemnizar por el acoso escolar sufrido por un alumno durante años

Estando el buying más presente que nunca en las aulas, se está comenzando a exigir responsabilidad a los colegios ante este tipo de situaciones, puesto que es este quien dispone de las medidas para poner fin a las situaciones de acoso escolar, y que muchas veces no son aplicadas a pesar de conocer su existencia. No es suficiente que el centro esté pendiente de los alumnos y preguntar a la víctima sobre su acoso. Es necesario prevenir las situaciones de conflicto y tratar de evitarlas. Cuando dicha función no sea desempeñada de manera adecuada, es posible exigirle una indemnización por el daño moral sufrid. Pues bien, en este sentido se ha pronunciado la Audiencia Provincial Barcelona en la Sentencia 1 Marzo 2017, en donde se estimó la acción de responsabilidad civil por culpa extracontractual que fue ejercida frente al colegio al que acudía el hijo menor de la demandante por el acoso escolar del que ha sido objeto durante años.

El colegio no actuó con la debida diligencia pese a tener completo conocimiento de la situación de acoso en la que se hallaba inmersa el menor. Precisamente su responsabilidad deriva del hecho de no adoptar todas aquellas medidas que tenía a su alcance para poner fin a la situación, no constando la vigilancia, atención o cautela determinada no solo con relación al menor, sino incluyendo a los compañeros que protagonizaban las actuaciones conflictivas, cuya realidad ha quedado acreditada, para poner fin a la misma. Por el contrario, la situación fue agravándose.

No es suficiente «estar pendiente del niño» y preguntarle, pues con frecuencia las víctimas de acoso son reservadas a la hora de exponer su situación. El centro venía obligado a prever posibles situaciones de conflicto y evitarlas con la presencia de adultos encargados de los menores o mediante una atención directa sobre los alumnos que acosaban al menor.

Por otra parte, respecto a la cuantificación de la indemnización a abonar por el colegio por el daño moral causado, debe estarse al informe de la psicóloga que trató al menor para determinar la duración del tratamiento. Se reducen los días reclamados al no constar que hubiera sido tratado con posterioridad por otro profesional.

 

 

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.