El pago en efectivo de una indemnización por despido no constituye infracción de la normativa sobre blanqueo de capitales

La cuantía de la indemnización de despido asciende a 35.775,38 euros, cuantía que según la carta de despido seria ingresada en la cuenta bancaria del trabajador, sin embargo fue entregada en mano, hecho que es negado por el trabajador, el cual ejercita demanda de reclamación de cantidad, la cual fue desestimada por el Juzgado de lo Social, pues tras atender la prueba practicada, llego a la conclusión de que efectivamente el trabajador recibió el importe que ahora se reclama.

En lo que respecta a la indisponibilidad y renuncia de los derecho laborales alegada por el trabajador, en cuanto a la acreditación del pago, a pesar de que estos no pueden disponer de los derechos que les son reconocidos por las leyes o mediante convenio colectivo, no concreta el trabajador a que derecho en concreto ha renunciado a cambio de aceptar el pago en efectivo de parte de su indemnización.

El trabajador, en su recurso, aprovecha para denunciar que con el pago en mano que defiende hecho la empresa, se ha producido una vulneración de la Directiva 2005/60/CE sobre blanqueo de capitales y la Ley 7/2012 sobre prevención del fraude que impiden realizar pagos en efectivo por importe igual o superior a 2.500 euros.

El pago en efectivo de una cantidad tan importante, como la que nos encontramos en el presente supuesto, aunque efectivamente pudiera constituir una infracción legal, es intranscendente en este caso, donde la más que suficiente prueba practicada en la instancia permite considerar probado que el trabajador recibió en efectivo el importe reclamado en la demanda, y esta valoración probatoria no constituye infracción de la normativa sobre el blanqueo de capitales, así lo señaló el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (Sala de lo Social) en la Sentencia 1/2017, de 11 de enero.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.