El auxilio de familiares en la guarda y custodia compartida

Atribuida en primera instancia la custodia del hijo de los litigantes a favor de la madre, la Audiencia Provincial de Asturias estima la solicitud del padre y establece un régimen de convivencia compartida del menor con ambos progenitores.

Concurren todas las circunstancias previstas para su establecimiento: los dos progenitores residen en la misma localidad, sus horarios de trabajo son similares y con parecida flexibilidad y ambos cuentan con el auxilio de sus respectivos padres para el cuidado del menor. Además, los dos tienen aptitudes para su cuidado. No es motivo para instaurar una custodia materna que los litigantes discrepen sobre la educación del hijo o que la madre se haya dedicado a él con mayor preferencia pues no consta que el padre se haya mantenido ajeno al mismo.

Por lo que respecta a la disponibilidad del padre para cuidar del hijo debe señalarse que, si bien el sistema de guarda y custodia compartida no es incompatible con el auxilio de familiares para poder llevarlo a cabo, sí se opone a la absoluta delegación sobre ellos del cuidado del menor que corresponde al progenitor custodio. Esto es, el menor no puede quedar bajo la guarda de los abuelos paternos y limitarse el padre a visitarlo en el domicilio de los abuelos fuera de sus horas de trabajo.

El informe de seguimiento realizado por un detective privado que aportó la madre, en el que se indica que el padre se limita a visitar al hijo en el domicilio de los abuelos paternos fuera de sus horas de trabajo, se corresponde con un periodo de tiempo muy próximo a la ruptura de la convivencia de los progenitores, debiéndose entender que con la propuesta de custodia compartida el padre asume un compromiso con respecto al menor para el que está capacitado.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.