Condenada Volkswagen a indemnizar por el daño moral causado por la instalación del software de desactivación de las emisiones de NOx.

El comprador de un vehículo de la marca Volkswagen ejercita acción de nulidad del contrato por error en el consentimiento al no haberle facilitado la pertinente información. Alternativamente insta la acción de resolución del contrato. Y tanto para el caso de que se estime una pretensión u otra solicita que se condene a la demandada a una indemnización que comprenda los daños morales, y todo ello por la instalación en el vehículo de un software de desactivación de las emisiones de NOx.

No procede la nulidad del contrato porque no existe error en el consentimiento. No ha quedado acreditado que el nivel de emisiones fuese un elemento esencial del contrato. Además, el vehículo funciona a la perfección y no se ha demostrado que, con la corrección que el fabricante se ha ofrecido a hacer, haya de tener dificultades en pasar las inspecciones técnicas.

Tampoco procede la resolución del contrato pues no existe frustración del fin del contrato o entrega de cosa distinta a la pactada. Sin embargo, sí procede la indemnización por daño moral que la Audiencia Provincial de Les Illes Balears en la Sentencia nº 107/2017, de 11 Abril, fija en 500 €.

En efecto, tanto la zozobra sufrida por el adquirente por la aparición de un defecto oculto en su vehículo, como la incertidumbre que le ha supuesto el alcance del fraude derivado de la instalación de un dispositivo ilegal y la inseguridad sobre el resultado de la reclamación a interponer o sobre la viabilidad o efectos de la solución ofrecida por Volkswagen en el funcionamiento y potencia del motor, constituye un daño moral que debe ser indemnizado.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.