La adjudicación de la vivienda familiar cuando los hijos son mayores de edad

En el proceso de divorcio de los litigantes, se cuestionaba la temporalidad en la atribución a favor de la esposa del domicilio familiar, el cual tenía carácter ganancial. El Tribunal Supremo (Sala de lo Civil), en la Sentencia nº 527/2017, de 27 de Septiembre revoca la sentencia recurrida, que atribuía a la esposa el uso continuado de la vivienda, y acordaba establecer un límite temporal de un año a dicho uso.

El mantenimiento de la atribución del uso de la mencionada vivienda a favor de la esposa de manera indefinida, sin el establecimiento de un tiempo prudencial, no se ajusta a la correcta interpretación que debe realizarse del artículo 96.3 del Código Civil.

Las circunstancias laborales y económicas de la esposa, pueden ponderarse para valorar si, una vez alcanzada la mayoría de edad por los hijos, puede ser adjudicado el uso de la vivienda al cónyuge más necesitado de protección, pero las mismas no deben conferir un derecho ilimitado ni justifican la atribución del uso de la vivienda por un tiempo indefinido.

Una vez que los hijos adquieren la mayoría de edad, la situación del uso de la vivienda familiar queda equiparada a la situación en la que no hay hijos a que se refiere el precepto 96.1 del Código Civil y la adjudicación al cónyuge más necesitado de protección no puede hacerse por un tiempo indefinido, pues según la doctrina jurisprudencial ello “parece más una expropiación de la vivienda que una efectiva tutela de lo que la ley dispensa a cada una de las partes, fundada en un inexistente principio de solidaridad conyugal y consiguiente sacrificio del puro interés material de uno de los cónyuges en beneficio del otro”.

Esta doctrina es aplicable tanto cuando es adjudicado el uso de la vivienda al «cónyuge no titular» (al que literalmente se refiere el art. 96.3 CC) porque la vivienda es privativa del otro como cuando la vivienda es ganancial, como es el caso presente.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.