No procede el cambio de custodia aunque la madre haya incumplido el régimen de visitas del padre si esto no beneficia al menor

El padre solicitó mediante una modificación de medidas que le fuera atribuida la guarda y custodia del hijo menor de ambos litigantes, que hasta ahora estaba atribuida a la madre, motivándolo en que una alteración sustancial de las circunstancias consecuencia de un reiterado incumplimiento por la madre del régimen de visitas que había sido establecido a favor del padre en la sentencia de divorcio. El padre entendía que la negativa del hijo de relacionarse con él era consecuencia de la actitud que había adoptado la madre, suponiendo un conflicto interparental que influyó de manera negativa en la representación afectiva del padre y su entorno familiar.

Sin embargo, a pesar de que la madre se posicionó contra el derecho del hijo a visitar y estar en compañía del padre, también lo es que es preciso que se tengan en cuenta las consecuencias que pueden derivarse de extraer al menor de un entorno social, escolar y familiar en el que está totalmente integrado para beneficiar su relación con su padre.

Para adoptar cualquier medida que afecte a un menor debe prevalecer en todo caso su superior interés y en el presente supuesto lo más beneficioso para el hijo menor, para el desarrollo de sus facultades intelectuales, afectivas y volitivas, es continuar bajo la custodia de su madre.

El niño tiene 10 años, y está en una etapa de desarrollo, completamente insertado en su medio escolar, social y familiar. Trasladarlo a otra ciudad, con unas personas con las que ha perdido el contacto en los últimos 3 años, no parece es solución beneficiosa para él, pudiendo incluso causársele un trauma. En este sentido se ha pronunciado la Audiencia Provincial Palencia, en la Sentencia 207/2017, de 18 de Julio.

Es indudable que se corre el riesgo de una ruptura definitiva en la relación con su padre, pero el mismo puede neutralizarse con un amplio régimen de visitas y estancias con dicho progenitor y advirtiendo a la madre que, si mantiene su actitud, ello supondría un cambio radical en la titularidad de la custodia cotidiana, independientemente de cuales sean las consecuencias.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.