En el procedimiento de modificación de medidas no se puede atribuir el uso de la vivienda familiar si esta medida no fue adoptada en la sentencia de divorcio

Fue desestima una demanda interpuesta relativa a la modificación de medidas en virtud de la cual la ex esposa solicitaba que le fuera adjudicada a ella y a los hijos comunes el uso y disfrute de la que había sido vivienda familiar.

Esta medida no había sido requerida en el proceso de divorcio, por lo que su establecimiento no supone una modificación de una medida ya acordada, sino una adopción “ex novo” de la misma.

La esposa no pidió, en su momento, la atribución del uso del domicilio familiar, a pesar de ser la progenitora que custodiaba de los hijos menores, por tener éstos ya satisfecha su necesidad de habitación. Por lo que no se puede pretender en un momento ulterior, mediante un proceso de modificación de medidas, el retorno al que fue domicilio familiar.

Es requisito indispensable la simultaneidad entre la atribución de la guarda de los menores a uno de los progenitores y el mantenimiento del uso del domicilio familiar a favor de los hijos y del progenitor en cuya compañía hayan quedado. En este sentido se pronunció la Audiencia Provincial Las Palmas, en la Sentencia nº 568/2016, de 3 de noviembre.

Además, una vez que han transcurrido 6 años desde que se dictó la sentencia de divorcio, la vivienda dejó de ser familiar por no cumplir su finalidad de convivencia familiar.

Podría admitirse como excepción para adoptar la medida el superior interés de los hijos menores de edad, pero en este concreto caso, estos tienen satisfecha su necesidad de vivienda.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.