Sanción de 600 euros por consumir bebidas alcohólicas en plena calle

El Juzgado de lo Contencioso-administrativo nº 7 Madrid, Sentencia 209/2017, 21 Jun. Recurso 11/2016, confirmó una sanción impuesta por el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, porque es irrelevante que no se hubiera incautado la bebida, o que no se hubiera determinado la cantidad ingerida, o que la bebida hubiera sido objeto de análisis; el hecho sancionable es el consumo de alcohol, sin más.

Los Agentes de la Policía Municipal de Madrid recogen con claridad y rotundidad que la sancionada se encontraba consumiendo alcohol (vodka con limón) en una vía pública, a la 01:25 horas, constituyendo ésta una prueba objetiva y directa, investida de presunción de veracidad que no ha sido desvirtuada de contrario.

Así, el Juzgado de lo Contencioso-administrativo recuerda que la presunción de legalidad y veracidad de la que está dotado todo obrar de los órganos administrativos y sus agentes, sirve a los jueces para formar su convicción y destruir la presunción de inocencia, sin necesidad de tener que reiterar la prueba en sede judicial. Además, en el supuesto, el Acta de Infracción levantada por consumo de alcohol en la vía pública precisa de qué tipo de bebida se trataba

Tampoco se ha demostrado que los Agentes de la autoridad actuaran de forma indiscriminada, sancionando a todos los que se encontraban en la vía pública, con independencia de que estuvieran consumiendo o no bebidas alcohólicas, pues consta en el procedimiento sancionador la testifical de una persona que presenció los hechos y que no fue sancionada.

Por otro lado, el Juzgado insiste que la imposición de la sanción no ha producido vulneración del principio de presunción de inocencia. Señala que cuando fue levantada el Acta, la sancionada no quiso alegar nada, como expresamente se hizo constar en el propio Acta. Por ello, defiende el Juzgado que, si tan segura estaba de su inocencia, debería haberlo manifestado en dicho instante y lugar.

También resulta intrascendente la denunciada denegación de pruebas efectuada de forma tácita, al haber recaído resolución sancionadora sin acuerdo sobre su práctica, porque, contando con una prueba de cargo obtenida de manera directa por los Agentes de la Autoridad, que constataron “in situ” la comisión de la infracción, no es necesaria su ratificación, constando además el nombramiento de Instructor en el procedimiento sancionador, lo que elimina todo viso de irregularidad de dicho procedimiento.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.