Despido disciplinario por dejar plantada a la empresa en una situación grave

Se recurrió la sentencia que estimaba procedente el despido disciplinario de un trabajador que se negó a coger un vuelo a México, tan solo 48 horas antes de desplazarse de su salida, dejando al empleador sin margen de maniobra ante el cliente.

Antes del pronunciamiento del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía, Sala de lo Social, Sentencia 1718/2017, de 7 de Junio, sobre la procedencia o no del despido disciplinario, el TSJ expuso su postura sobre una cuestión procesal relativa a si es prueba documental hábil a efectos revisorios, la impresión en papel de un email, al interesar el trabajador despedido la modificación de uno de los hechos probados a través de un correo impreso en el que se indica que entre la propuesta de los trabajadores que se desplazarían a México, él no se encontraba. Para el TSJ, los emails impresos carecen de la consideración de prueba documental, sino que son una prueba por soportes o instrumentos, y por ello no son hábiles a en terminos del acceso a suplicación. Sin embargo, aclara que en el caso tampoco tendría el documento la eficacia revisora que se pretende porque de los reportes de emails no puede afirmarse de indubitadamente el error que se denuncia porque ello requeriría de una valoración probatoria del contenido de la comunicación que debía haber realizado el Juzgador de instancia.

Señala el TSJ que fue justa la decisión de la empresa de proceder al despido. Al trabajador se le había propuesto desplazarse temporalmente a México para llevar a cabo, como en varias ocasiones, un trabajo urgente, y aunque en un principio aceptó, a tan sólo dos días de la hora de salida programada del vuelo se negó a llevarlo a cabo. Ello pese a que le había sido garantizado que volvería a España en una determinada fecha y que la empresa se había comprometido firmemente a reflejar en el documento de asignación el coste de las horas extraordinarias que tendría que realizar. Esta decisión maliciosa del trabajador causo un perjuicio a la empresa que hizo que se quebrara de manera grave la confianza en él depositada.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.