El TJUE declara la validez de ampliar la relación laboral tras la edad de jubilación si trabajador y empresario así lo pactan

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Sala Sexta), en la Sentencia de 28 de febrero de 2018 ha resuelto una cuestión prejudicial planteada por un Tribunal alemán sobre si su normativa, que prevé un aplazamiento de la fecha de extinción del trabajo, vinculada al cumplimiento de la edad de jubilación ordinaria, solo por el hecho de que el trabajador, al alcanzar la edad de jubilación ordinaria, tenga derecho a una pensión de jubilación, es contraria a la prohibición de discriminación por motivos de edad establecida en la Directiva 2000/78/CE y en el Acuerdo marco sobre el trabajo de duración determinada.

Se plantea esta cuestión porque podría llegar esta posibilidad a provocar el uso abusivo de contratos de duración determinada sucesivos. Sin embargo, la disposición alemana controvertida lo que permite es una excepción al principio de la extinción automática del contrato al alcanzar la edad de jubilación ordinaria, a través de acuerdo, sin interrupción temporal alguna y con la garantía de que las condiciones contractuales no sufrirán modificación.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea entiende que supeditar el aplazamiento de la fecha de cese de la actividad de los trabajadores que han alcanzado la edad legal para el reconocimiento de la pensión de jubilación, al consentimiento del empresario otorgado por una duración determinada, no es contrario a las Directivas europeas de igualdad de trato en el empleo y la ocupación y sobre el trabajo de duración determinada. La Sentencia señala que esta posibilidad no es por si misma apta para favorecer la utilización sucesiva de contratos o relaciones laborales de duración determinada, ni es fuente potencial de abusos en perjuicio de los trabajadores. Los límites de edad vinculados a la edad de jubilación ordinaria no implican sistemáticamente una precarización de la situación laboral de los trabajadores afectados, si éstos disfrutan de una pensión de jubilación íntegra y si se autoriza al empresario a renovar el contrato de trabajo; y afirma que la medida tampoco resulta desfavorable con respecto a quienes han alcanzado la edad de jubilación en relación con quienes no han alcanzado aún esa edad.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.