Se puede encargar a una empresa externa para el control de la salud de los empleados que faltan al trabajo

No existiendo normal legal ni convencional que obligue a una empresa a encomendar las funciones de revisión del estado de salud de sus trabajadores a la Mutua, puede utilizar los servicios de personal médico subcontratado a través de una tercera empresa, facultad ésta que tiene encaje en el ejercicio de su potestad directiva y organizativa, y sin que la adopción de esta medida resulte contraria a la buena fe, razonabilidad, proporcionalidad y adecuación.

El Estatuto de los Trabajadores faculta al empresario a verificar el estado de salud del trabajador cuando este sea alegado para justificar sus faltas de asistencia al trabajo, mediante reconocimiento a cargo de personal médico, y el Convenio colectivo de aplicación de Contact Center no incluye previsión alguna que imponga al empleador la obligación de encargar al personal médico de la Mutua estos reconocimientos, por lo que es perfectamente legítimo que se pueda encomendar esta tarea a personal externo.

A estos efectos, se ha establecido un protocolo específico en virtud del cual se puede citar a un trabajador que se ausente de su puesto a un reconocimiento médico incluso inmediatamente después de que se produzca esta falta de asistencia. Pero el protocolo no es rígido, pues prevé la posibilidad de citar al trabajador para otro día cuando no pueda asistir a la primera cita, e incluso podrá ser visitado en su propio domicilio o a través de contactos por Skype o telefónicamente. Además, no se exige la aportación del parte de baja médica ni de ningún otro tipo de informe médico, a salvo que el interesado lo quiera proporcionar voluntariamente.

Recuerda además el Supremo que la actuación ordinaria de las Mutuas se limita al ámbito prestacional, y que si los firmantes del Convenio hubieren querido residenciar en su personal médico el reconocimiento ahora controvertido, deberían haberlo establecido de forma expresa y con específicas referencias a la encomienda.

La medida, ni excede los límites del artículo 20.4 del Estatuto de los Trabajadores, que permite verificar el estado de salud del trabajador mediante un reconocimiento a cargo de personal médico (pero sin establecer quien debe realizarlo), ni vulnera el derecho a la intimidad del trabajador y confidencialidad de los datos médicos por el hecho de que la empresa subcontratada emita periódicamente unos informes en los que aparecen una serie de datos estadísticos sobre jornadas ausentes, clasificación por tipo de tipología y porcentajes de absentismo, y ello es por una sencilla razón, en ningún momento los informes contienen datos individualizados que permitan la identificación de los trabajadores afectados.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.