Extinción de la pensión de alimentos de una hija que ya no convive en el domicilio familiar

Cuando se dictó la de Divorcio de Mutuo Acuerdo, la hija habida en el matrimonio era menor de edad (contaba con 17 años de edad) y vivía con su madre, en el domicilio familiar, de hecho, el uso de dicha vivienda familiar y del ajuar familiar se atribuyó a la propia hija y a la madre en cuya compañía quedaba, en aplicación del  artículo 96   del  Código Civil.

Esta situación se ha modificado de manera sustancial, hasta el extremo de que, en el momento presente, la hija del matrimonio, cuenta con 24 años de edad, no reside en la vivienda familiar, sino en otra localidad, vive con pareja de hecho estable, tienen en común una hija de dos años de edad, y tienen previsto contraer matrimonio el próximo mes de Agosto. Aun cuando estos hechos han sido discutidos por las partes demandadas la prueba practicada en el Proceso, en su conjunta valoración, revela que la hija del matrimonio no reside en la vivienda, ni con su madre, lo que impide mantener la prestación alimenticia establecida en el Proceso Matrimonial, con independencia de que la hija mayor de edad se encuentre cursando estudios o que carezca de ingresos provenientes de su trabajo personal, aun cuando conste empadronada en esta localidad, situación administrativa -de empadronamiento- que no implica que necesariamente ese domicilio constituya su residencia real.

Por tanto, habiéndose acreditado que Dª. Elisabeth no reside en la vivienda familiar, ha de declararse extinguida la pensión de alimentos fijada a su favor en el Proceso Matrimonial. Adviértase, en este sentido que el  artículo 93   del Código Civil establece: “El Juez, en todo caso, determinará la contribución de cada progenitor para satisfacer los alimentos y adoptará las medidas convenientes para asegurar la efectividad y acomodación de las prestaciones a las circunstancias económicas y necesidades de los hijos en cada momento.

Si convivieran en el domicilio familiar hijos mayores de edad o emancipados que carecieran de ingresos propios, el Juez, en la misma resolución, fijará los alimentos que sean debidos conforme a los artículos 142 y siguientes de este Código “; luego la propia literalidad del precepto (y su sentido y alcance finalista) determinan que la oportunidad de fijar la correspondiente pensión de alimentos en Proceso Matrimonial a favor de hijos mayores de edad exige que convivan en el domicilio familiar y que carecieran de ingresos propios. Si no es así (como sucede en el supuesto que se somete a nuestra consideración por mor del Recurso de Apelación interpuesto) no puede fijase esta prestación y, si se hubiere acordado y las circunstancias se hubieran modificado, ha declararse su extinción;

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.