La muerte de un trabajador en el gimnasio de la empresa es accidente laboral

En la Sentencia 325/2018, de 20 de Marzo del Tribunal Supremo (Sala de lo Social) se debate si el hecho que ocasionó la muerte merece la calificación de profesional o de común.

La particularidad se encuentra en que el causante, abogado de una empresa, que padecía una cardiopatía isquémica y se le había realizado un triple by-pass coronario, se encontraba mal durante la jornada laboral, pero el fallo cardíaco ocurrió en el gimnasio, al que fue tras terminar su jornada de mañana. El Tribunal Superior de Justicia, consideró la muerte como común porque ocurrió teniendo lugar una actividad deportiva, no encontrando causalidad entre el trabajo y el triste final.

Sin embargo, el Tribunal Supremo recuerda que en materia de accidentes cardiovasculares hay que valorar todos los elementos, y en concreto, el momento en que aparecen los síntomas de la dolencia.

De tal manera que debe considerarse ese accidente laboral porque los síntomas comenzaron cuando estaba ejerciendo su trabajo y así lo constatan sus propios compañeros. Que la crisis cardíaca surja cuando se encuentra en el gimnasio, no impide considerar que se estábamos ante una dolencia que la sentencia califica de “arrastrada”, e insiste en que nació con carácter profesional porque se detectó en lugar y tiempo laborales.

La presunción de laboralidad aunque puede contrarrestarse, no puede ignorarse o neutralizarse con una mera hipótesis, y en el caso, la laboralidad está incluso aún más presente porque el abogado no acude a un lugar cualquiera de esparcimiento, sino al gimnasio que la empresa subvenciona a sus directivos, y acude no tanto con una motivación deportiva o lúdica, sino más bien terapéutica, pues sus propios compañeros al ver el estado en el que se encontraba le aconsejaron hacerlo, precisamente para intentar volver a la normalidad.

El Tribunal Supremo estimó el recurso y acogió la petición hecha por la viuda de que su pensión de viudedad fuera reconocida a todos los efectos como derivada de contingencia profesional.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.