La nulidad parcial del régimen de la plusvalía municipal

El Tribunal Constitucional, en la sentencia núm. 59/2017 declaró la nulidad parcial del art. 107 LRHL y completa del 110.4 LRHL por someter a tributación situaciones inexpresivas de capacidad económica e impedir la acreditación esta circunstancia. Estos preceptos fingían sin admitir prueba en contrario, que por el solo hecho de haber sido titular de un terreno urbano durante un determinado período temporal suponía un incremento de valor y una capacidad económica susceptible de imposición.

La nulidad declarada significa que debe el obligado tributario acreditar que la transmisión de la propiedad de los terrenos por cualquier título no ha puesto de manifiesto un incremento de su valor; pero la nulidad, del artículo 110.4 del TRLHL, es la que posibilita que los obligados tributarios puedan probar, desde la STC 59/2017, la inexistencia de un aumento del valor del terreno.

Una vez anulada y expulsada del ordenamiento jurídico la prohibición que tenían los sujetos pasivos de probar la inexistencia de incrementos de valor en la transmisión onerosa de terrenos de naturaleza urbana ex artículo 110.4 del TRLHL, el obligado tributario puede demostrar que el terreno no ha experimentado un aumento de valor y, en consecuencia, que no se ha producido el nacimiento de la obligación tributaria principal del IIVTNU.

También debe añadirse que una vez demostrada tal inexistencia de plusvalía, no procederá la liquidación del impuesto (o, en su caso, corresponderá la anulación de la liquidación practicada o la rectificación de la autoliquidación y el reconocimiento del derecho a la devolución); y, en caso contrario, habrá de girarse la correspondiente liquidación cuantificándose la base imponible del impuesto de conformidad con lo previsto en los artículos 107.1 y 107 . 2 a) del TRLHL. Esta interpretación de la sentencia del TC implica en el caso sometido a casación que no es posible acceder a la rectificación de las autoliquidaciones del IIVTNU y, por tanto, a la devolución de los ingresos efectuados por dicho concepto, porque no se acredita por el obligado tributario la inexistencia de incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, ya que advierte el Supremo Sala de lo Contencioso-administrativo, en la Sentencia 9 Julio 2018, que no puede revisar la decisión de la Sala de instancia cuando a la vista de las pruebas aportadas en el proceso por el obligado tributario estimó la existencia de un incremento de valor del terreno.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.