Atribución a la tía paterna de la custodia de la menor al haber fallecido la madre y no tener el padre la capacidad necesaria para atenderla

El Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, en la Sentencia nº 492/2018, de 14 de Septiembre confirma la atribución de la guarda y custodia de la menor  a la tía paterna, quien venía haciéndose cargo de la niña desde el fallecimiento de su madre, y con quien había tenido una convivencia continuando, consideró la sala que mantener esta situación es beneficiosa para la menor, puesto que su tía es su principal referencia. Encontrándose la niña perfectamente integrada en ese entorno, suponiendo la recuperación de la custodia por el padre, que esta pasara a una situación de incertidumbre.

En el presente caso ha de tenerse en cuenta tanto la situación actual de la tía como guardadora de hecho de la niña, como el superior interés de la menor, y no la condición del padre biológico como titular exclusivo de la patria potestad desde el fallecimiento de la madre, toda vez que el mismo no está en condiciones de hacer efectiva una de las medidas que la integran, como es la guarda y custodia de su hija. Indica también la sentencia del Tribunal Supremo que la menor tiene un entorno estable y seguro con su tía que ha posibilitado la creación de unos vínculos afectivos muy distintos de los que existen con su padre, respecto del cual la prueba practicada ha puesto de manifiesto su falta de capacidad para atender adecuadamente a la niña dada su edad, su trabajo y demás cargas familiares.

El Alto Tribunal señala que los derechos del padre con su hija están correctamente protegidos con las visitas y comunicaciones, a partir del régimen progresivo que ha quedado establecido, dirigido a la plena adaptación de la hija al entorno paterno.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.