No se puede exigir autorización previa para realizar cualquier otra actividad profesional ajena a la empresa al trabajador

La Audiencia Nacional, Sala de lo Social, en la Sentencia nº 40/2018, de 6 de Marzo limita la exigencia de autorización expresa previa para la intervención de sus trabajadores en conferencias, congresos, jornadas, y similar, y respecto a la participación en foros, chat y sitios de Internet, cuando se realicen como profesional de Banca March; la sentencia también anula la prohibición de mantener contacto con periodistas sin autorización de la dirección.

El Código Ético y de Conducta de Banca March es una declaración unilateral del empresario que recoge los principios de actuación que espera que sus empleados deben realizar en su actividad profesional, no es fuente de derecho laboral ni tipifica infracciones y sanciones que son propias del convenio colectivo, nunca se ha impuesto una sanción por incumplimiento de normas del Código Ético. Por tanto, cabe señalar que el código ético por definición es una afirmación formal de principios que definen los estándares de comportamiento de una entidad y un instrumento para informar a los usuarios sobre aquellos principios. Por tanto, un código ético complementa la regulación de las relaciones laborales en la medida en que establece unos principios para implementar conductas socialmente responsables, pero que no puede sustituir ni suplantar la legislación laboral, ni el diálogo social o la negociación colectiva. Por tanto, los principios de actuación del código ético sólo serán vinculantes en la medida que encajen plenamente en los principios constitucionales, legales y contractuales que regulan las relaciones laborales y, en consecuencia, las previsiones de infracciones y sanciones que contenga un código ético deben encajar en las disposiciones que sobre esta materia estén previamente determinadas en el convenio colectivo de aplicación, en consecuencia esta referencia a la imposición de sanciones por no observar las actuaciones contenidas en el código ético, sólo puede ser entendido en el sentido de que la no observancia de los criterios de actuación que se recogen en Código Ético y de Conducta podrá ser sancionado conforme al régimen disciplinario vigente, y es por ello que en el Anexo se aclaró que el Código no establece un sistema de infracciones y sanciones sino la posibilidad de que el incumplimiento de lo establecido en el Código pueda ser sancionado de acuerdo con las normas de aplicación general al tema de que se trate cuando sean acreedoras de sanción.

La añadida exigencia a la comunicación, de recibir autorización previa no resulta en absoluto proporcional en relación al riesgo la empresa pretende evitar, pues está prejuzgando que cualquier colaboración o participación externa de los trabajadores de Banca March afecta a la prestación de servicios en favor de la entidad y que por ello debe ser conocida y autorizada previamente por la misma; quebrando con ello la esta exigencia los derechos fundamentales del derecho a la intimidad y a la dignidad personal del trabajador y la posibilidad de que el trabajador pueda compatibilizar y desarrollar otras actividades que pueden ser de muy diversa naturaleza sin que haya interferencias en su dedicación a Banca March.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.