Indemnizado el dueño de un vehículo manchado con alquitrán al pasar por una vía en la que se estaba asfaltando

Por la vía por la que transitaba el afectado el día de autos se estaban realizando labores de asfaltado sin la debida señalización, lo que unido al hecho de estar la calzada mojada por la lluvia, provocó que al pasar por las inmediaciones se manchara el vehículo con salpicaduras de alquitrán.

La Administración no negó en ningún momento la realidad de los daños, ni la cuantía, ni la relación de causalidad, pero pretende exonerarse de responsabilidad aduciendo que no se trata de daños antijurídicos, defendiendo que la zona sí estaba señalizada y había una limitación de velocidad que no fue respetada por el conductor.

Sin embargo, partiendo de la prueba practicada, comparte el Juzgado de lo Contencioso-administrativo nº 2 Santander, en la Sentencia núm. 132/2017, los argumentos del reclamante. Considera no ha quedado acreditado que la zona estuviese correctamente señalizada, lo cual le impidió adoptar alguna medida de cautela extra. Además, entiende que es de sentido común que si el recurrente hubiese apreciado algún riesgo lo hubiera intentado evitar. Por otro lado, atendiendo a las características de la obra y que ese día llovía bastante, no parece que fuera oportuna su realización porque podía provocar lo que ha ocurrido. Es decir, que al pasar un vehículo cerca de la misma arrastrase en las ruedas parte del material que se estaba colocando con el consecuente daño y tampoco consta que se hubiese limitación la circulación. Y por otra parte, determinante, no consta que el recurrente haya cometido negligencia alguna bien por exceso de velocidad bien por incumplimiento de distancia sino que a pesar de haberse adaptado a las circunstancias de la vía en ese momento arrastró material de obra por un indebido aislamiento y señalización de la misma. De este modo, se accedió también a condenar a la Administración al pago de los intereses que se devengaron desde la fecha de reclamación en vía administrativa hasta el momento del efectivo pago.

Esperando que este post haya sido de vuestro interés y utilidad, quedamos a vuestra disposición en nuestra página Web: Portilla Arnáiz Abogados.